Comparsa de Moros

La Comparsa de Moros, es una de las ocho existentes en nuestra tradicionales Fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en honor a San Blas.

Nuestras Fiestas comienzan en 1627, cuando la población de Sax vota festejar a San Blas por haber intercedido para evitar una epidemia de difteria que afectaba a poblaciones vecinas. No se ha hallado ningún documento que acredite nuestra antigüedad, pero recientes investigaciones nos sitúan como descendientes de una antigua cofradía que existía en Sax, llamada del Rosario, fundada en 1610 y que era la encargada de celebrar la festividad de la Candelaria con un auto sacramental o acto de conversión en honor a la Virgen. Todavía mantenemos pervivencias de nuestro origen en los bordados de nuestros trajes y los dibujos de nuestra bandera, los cuales son alegóricos a la iconografia de la Virgen María, la cual declaramos Capitana Perpetua en 2005.

La primera referencia a nuestra Comparsa la encontramos en el año 1838, cuando nos menciona en unas memorias Don Emilio Castelar, Presidente de la 1ª República Española, e insigne literato, siendo este niño y viviendo en Sax, población a la cual siguió unido. Es a partir de mediados del siglo XIX cuando de forma ininterrumpida tenemos referencias anuales.

El número de socios ha sufrido altibajos a lo largo de la historia, como no podría ser de otra manera, siendo en la actualidad su número de 540, sin duda nuestro mejor valor. Nuestra sede social es una antigua casa solariega del siglo XIX rehabilitada para este uso. Entre nuestras responsabilidades festeras se encuentran la elección del Embajador Moro y la guarda, custodia, reparación o fabricación de la “Mahoma”, la cual prestábamos a los Moros Viejos de Petrer a finales del siglo XIX.

 

En los últimos años hemos participado activamente en la vida cultural de nuestra Villa con diversas actividades: CD de música festera, exposiciones y publicaciones, entre ellas, destacar, sin duda alguna, la edición de la Historia de Sax en 2006, contribución importante a nuestro pueblo. La antigüedad de nuestra comparsa y el reconocimiento a nuestras raíces hacen que moros y moras seamos absolutamente respetuosos con las tradiciones de la Fiesta.